martes, 26 de junio de 2012

BLACK AND WHITE

Con esta tarta, quiero enseñaros que no hace falta tener muchos colorantes ni modelar un sin fin de figuritas para que nos quede una tarta bonita y elegante.
Simplemente con fondant blanco y negro ( este color lo compro teñido, ya que  para conseguir un negro intenso a base de colorante, necesitas mucha cantidad, y para mi gusto le aporta un sabor metálico al fondant), un poco de royal icing y  unos cortantes con forma de margarita puedes realizar diseños sencillos y bonitos.








¿ Qué os parece? Creo que quedó muy "chic", y muy acorde con la personalidad de Vanessa, a quien iba dirigida.

El interior es un bizcocho Super Chocolate Cake ( receta adaptada, por Megasilvita, de Elissa Strauss de Confetti Cakes )

Receta bizcocho Super Chocolate Cake.

Ingredientes.
  •  265 g de harina de repostería.
  •  96 g de cacao en polvo, sin azúcar.
  •  400 g de azúcar.
  •  2 cucharaditas de levadura en polvo. 
  •  1 cucharadita de bicarbonato.
  •  1 cucharadita de sal fina.
  •  240 g de buttermilk.(receta pinchar aquí)
  •  1 cucharadita de extracto de vainilla.
  •  1 cucharadita de extracto puro de almendra.
  •  225 g de mantequilla sin sal.
  •  2 huevos grandes.
  •  280 g de café no muy cargadito, estilo americano.   
Preparación.

Primero tamizar todos los ingredientes secos: harina, cacao, levadura, bicarbonato y sal, y reservar.
Mezclar en un bol el buttermilk con la vainilla y el extracto de almendra.
Batir la mantequilla y el azúcar a velocidad media hasta que doblen su volumen.
Bajar la velocidad de la batidora e ir añadiendo los huevos uno a uno.
Seguidamente iremos incorporando de forma alterna los ingredientes secos y la mezcla de buttermilk con los extractos. Hay que comenzar y terminar con los ingredientes secos. No debemos batir demasiado para que la masa suba al hornear.
Añadimos el café y mezclamos hasta que se integre con el resto de la masa.
Poner la masa en un molde engrasado y con papel vegetal en el fondo e introducir en el horno precalentado a 180 ºC, arriba y abajo con ventilador, durante 45 minutos. (Con esta cantidad de masa hay para dos moldes de unos 18 cm de diámetro, pero esta vez usé dos cuadrados de aproximádamente 20 cm ).
Dejar enfriar durante 10 minutos y desmoldar sobre una rejilla para que se enfríe completamente.

Ahora que hace más calorcito, me gustan los rellenos más ligeros que el chocolate y me incliné por un Swiss Merengue Buttercream de fresas naturales (receta pinchar aquí).
Al combinarlo con el bizcocho de chocolate queda un corte precioso y muy vistoso. Además de darle una textura muy suave al conjunto, se deshace en la boca ¡uhmmmmm  una verdadera delicia!























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada